La ambición de las petroleras multinacionales no tiene límites, nada les importa sólo el beneficio, lucrar hasta con la salud y los sentimientos más profundos de los verdaderos dueños ancestrales de la tierra, en la que han vivido desde tiempos inmemoriales..