japon jalibate site 野間あんな 宇都宮しをん 100連発で中に出す Jav Sweet Javsweet.com free adult movies lego movie torrent despicable me torrent catching fire torrent rush torrent pompeii torrent What If torrent Elysium torrent Dolphin Tale 2 torrent Annabelle torrent Earth to Echo torrent White Bird in a Blizzard torrent Into the Woods torrent God Help the Girl torrent The Disappearance of Eleanor Rigby Them torrent Persecuted 2014 (English) by Dictator5 torrent Dumb and Dumber To torrent The Book of Life torrent The Hobbit The Battle of the Five Armies 2torrent The Spectacular Now torrent 22 Jump Street torrent Annabelle torrent The Counselor torrent Gone Girl torrent/a> Escape Plan torrent The Maze Runner torrent Step Up All In torrent Her torrent The Way Way Back torrent
japon jalibate site 野間あんな 宇都宮しをん 100連発で中に出す Jav Sweet Javsweet.com free adult movies lego movie torrent despicable me torrent catching fire torrent rush torrent pompeii torrent What If torrent Elysium torrent Dolphin Tale 2 torrent Annabelle torrent Earth to Echo torrent White Bird in a Blizzard torrent Into the Woods torrent God Help the Girl torrent The Disappearance of Eleanor Rigby Them torrent Persecuted 2014 (English) by Dictator5 torrent Dumb and Dumber To torrent The Book of Life torrent The Hobbit The Battle of the Five Armies 2torrent The Spectacular Now torrent 22 Jump Street torrent Annabelle torrent The Counselor torrent Gone Girl torrent/a> Escape Plan torrent The Maze Runner torrent Step Up All In torrent Her torrent The Way Way Back torrent

¡¡El agua potable, una crisis para el siglo 21!!

o debe asombrar que el 80 por ciento de las enfermedades en los países en vías de desarrollo provenga del empleo de agua inapropiada para consumir.

Los pocos seres humanos que pudieron contemplar la Tierra desde el espacio exterior, maravillados, lo describieron como “el planeta azul”, por la sugestiva tonalidad que le impone el casi 71 por ciento de su superficie cubierta por océanos y mares. Solo el Océano Pacífico cubre más de la mitad de la superficie del globo; es posible volar sobre él por 12 horas y, quizá, sólo ver unas pocas islas en el trayecto.

No debe sorprendernos, entonces, que los océanos contengan casi un 98 por ciento del agua superficial; los glaciares y los polos superarían ligeramente un dos por ciento, y ríos, lagos y lagunas sólo un 0,6 por ciento.

Por debajo de la superficie, están los acuíferos, que posiblemente franquearían el uno por ciento del total del agua, y sólo un 0,001 por ciento estaría en el aire, como vapor de agua, nubes y precipitación atmosférica. También hay una cantidad de agua que circula por plantas y animales, y nuestro cuerpo contiene un 70 por ciento de agua.

Es obvio que hay muchísima agua en el “planeta azul”: se estima que almacena alrededor de 1.350 trillones de litros en los reservorios antes descritos.

Esta inconmensurable cantidad integra un ciclo: se evapora en el océano, en los lagos y ríos; las plantas la evapo-transpiran; se desplaza por la atmósfera terrestre y cae de nuevo sobre su superficie, mayormente en forma de lluvia o nieve. Lo que precipita sobre tierra firme, posteriormente cierra el ciclo fluyendo como arroyos y ríos otra vez hacia el mar.

El ciclo hidrológico es un sistema cerrado, en el que la cantidad de agua que por él circula permanecerá más o menos inalterable hasta el fin de los tiempos.

Es también cierto que cambios climáticos significativos pueden modificar el volumen relativo de estos reservorios y, así como un calentamiento global (como el actual) incrementaría relativamente la masa de los océanos y el vapor de agua circulante, un enfriamiento pronunciado (como el que finalizara hace unos 10 mil años, al comenzar el Holoceno) generaría un descenso del nivel del mar, de la humedad relativa y un avance de los glaciares y de la extensión de las masas polares.

Países “hidro-estresados”. El asombrosamente variado entramado biológico que habita los océanos certifica que el “agua es vida”. Sin embargo, aunque los seres humanos podemos alimentarnos del mar, por su extrema salinidad no podemos beber de él. Esto nos lleva al concepto de “agua potable” o “agua para beber”.

Dicha agua debe tener la calidad necesaria y suficiente para ser consumida o utilizada sin el riesgo de dañar la salud, en lo inmediato o a largo plazo. El cuerpo humano necesita por lo menos dos litros de agua potable por día.

Dos parámetros fundamentales definen al agua potable: microbiológicos y químicos-físicos. Los primeros incluyen la ausencia de bacterias coliformes y especies de bacterias patógenas (como el Vibrio cholerae , causante del cólera), distintos tipos de virus y protozoarios parásitos.

Los parámetros químicos y físicos incluyen la carencia de ciertos metales pesados tóxicos y compuestos orgánicos, de sólidos suspendidos totales y de la turbidez que de ellos resulta. No todas las substancias indeseables disueltas en las aguas naturales son producto de la contaminación humana. Algunas, como el arsénico, están presentes en las aguas en forma natural.

En nuestro país, se estima que más de un millón de habitantes están expuestos a las enfermedades que acarrea el exceso de arsénico en el agua para consumir. Ingentes esfuerzos se están llevando a cabo en investigación y desarrollo (I+D) para diseñar metodologías baratas y sencillas que permitan reducir el contenido de arsénico en el agua para beber, primariamente en zonas rurales.

En todo el planeta, la contaminación más frecuente del agua es la de parásitos y patógenos fecales.

Globalmente, las enfermedades transportadas por el agua causan algo más de 1,9 millón de muertes por año, mientras que más de mil millones de personas (según el Banco Mundial) carecen de agua apropiada para consumir. No es casual que la amplísima mayoría de estas personas –que necesitan tener acceso a suficiente agua de buena calidad y a la tecnología apropiada para la purificación del agua y sistemas que faciliten su distribución– vivan en la porción menos desarrollada del planeta.

Que han declarado al período 2005-2015 como la década de Agua para la Vida, el 95 por ciento de las ciudades de nuestro planeta vuelca sus desechos sin tratar. No debe asombrar, entonces, que el 80 por ciento de las enfermedades en los países en vías de desarrollo provenga del empleo de agua inapropiada para consumir.

Se calcula que la población global superará los nueve mil millones de habitantes a mediados de este siglo y, en consecuencia, las soluciones posibles para enfrentar la escasez de agua no se presentan como fácilmente abordables.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies