La escasez de agua en cualquier país es siempre preocupante , pero en los países menos desarrollados produce unas consecuencias sociales , humanas y de desarrollo en general de una especial gravedad.

Según la organización de Acción Contra el Hambre “ el impacto del agua es fundamental para erradicar el hambre. Esta misma organización en “La revolución azul : Un mundo con agua para todos” recuerda que : Es prioritario que el mayor número posible de personas tengan acceso a un agua limpia, ya que solo así se alcanzaran mínimos de desarrollo en los países que lo necesiten”. “ El agua es imprescindible para la vida y está estrechamente ligada a la salud, los recursos alimenticios , el bienestar y los recursos humanos. Actualmente nadie muere de sed, pero los problemas debidos a enfermedades relacionadas con el agua, producen el 80 % de los problemas de salud del Tercer Mundo.

En el pasado siglo XX el consumo de agua aumentó a una tasa doble que la del crecimiento de la población mundial. Algunas previsiones indican que para el año 2025 la demanda de agua será del orden de un 50 % superior a su oferta. En muchas regiones el problema de la escasez de agua potable se debe a una mala gestión y distribución de los recursos hídricos, en especial a las grandes perdidas y despilfarros originados por los obsoletos métodos de regadío agrícola y también, aunque en menor medida, a las perdidas en los sistemas de distribución incluso en los países desarrollados.

La sequía es una característica del clima, en muchas regiones esta característica es bastante normal y en otras es un fenómeno recurrente. La sequía es una situación temporal a diferencia de la aridez que es la escasez de lluvias como característica permanente del clima de esa región. Una precipitación , que para una zona puede considerarse aceptable y no de sequía, para otra región esa misma precipitación puede ser insuficiente y provocar una situación de sequía Para cada lugar debe darse una definición de sequía basada en su historia climatológica. A veces algunos factores climáticos como las elevadas temperaturas, las humedades relativas bajas y los fuertes vientos se suelen asociar a la sequía y en cualquier caso lo que si es cierto es que la agrava .